El Empire State, Central Park, Times Square, el Museo Metropolitano de Arte, son lugares que sin duda tenés que visitar si vas a Nueva York. Sin embargo, nos gustaría darte algunos datos que pueden interesarte si andás con ganas de algo fuera de lo común.

  1. El bar de Friends no, pero el departamento de Mónica sí.

Muchos fans de la famosa serie Friends se preguntarán si existe el Central Perk, el café donde se reunían los seis. La respuesta es que el Central Perk no existe porque fue una locación de ficción, pero sí hubo un homenaje a este lugar.  Fue en el año 2014 en el número 999 de Lafayette Street en el Soho, y estuvo abierto a modo de festejo aniversario por los 20 años de la serie entre el 17 de septiembre y el 18 de octubre. Si tu idea era tomarte un café en ese enorme sillón, lamentamos desanimarte. En cambio, vas a poder sacarte una foto en el edificio exterior que aparecía como el apartamento de Mónica en Nueva York. Está en la esquina entre Bedford St y Grove St, en Greenwich Village, sin salir de Manhattan.

central perk

 

2. Tienda para superhéroes

Si durante el viaje considerás que ganaste superpoderes podés ir a abastecerte al Brooklyn Superhero Supply. El lugar secreto está en Brooklyn, una tienda que en realidad se pasa de rara con los productos que tiene a la venta (en la capital del consumo, hay para todos los gustos). Esta curiosa tienda queda en 372 5th Ave, Brooklyn, NY 11215. Además de comprar tu traje de superhéroe a medida, ellos se encargarán de tener tu identidad en secreto para que nadie sepa quién sos verdaderamente. Si estás con tiempo de sobra, date una vuelta aunque sea para reírte de la cantidad de cosas que tienen para combatir el crimen.

superherosupplies

3. No es un lugar secreto pero tenés que ir

El World Trade Center es una de las zonas espectaculares de Nueva York, y seguro que conseguirá sorprenderte y conmoverte. Por un lado, los monumentos y museos recuerdan a los desaparecidos en el trágico 11-S; pero, por el otro, la obra no deja de crecer, con rascacielos como el One World Trade Center, la futurista estación y centro comercial The Oculus o el jardín elevado Liberty Park.

oculus

4. The Invisible Dog

Fue una fábrica en el siglo pasado, hoy es una galería de arte, pero también un centro cultural, estudios para creadores y apartamentos de alquiler. Este edificio de ladrillo contiene todo un mundo y está a sólo unas cuantas cuadras del East River, Las exposiciones y los eventos relacionados con el arte contemporáneo son el atractivo principal. Hay de todo: fotografía, música, cine y literatura. Podés ir a cualquier hora a alucinar con todo lo que hay para descubrir.

Abierto de jueves a sábado, 13:00-19:00 Domingo, 13:00-17:00 Martes y miércoles previa cita.

invisible dog art center

5. The Nitehawk Cinema

Ver una película en el cine y que te den ganas de comer lo que el protagonista está probando… ¿Te pasó? Bueno, el Nitehawk ha encontrado el nicho de mercado. Cada proyección se combina con un menú de platos y bebidas estrictamente inspirados en la película que se sirven directamente en la sala de cine para cumplir tu antojo y para que esa experiencia sea lo más real posible. Eso sí, por las dudas, consultá el menú antes de alguna película de Zombis.

Abierto todos los días en función de los horarios de las proyecciones.

6. Sabemos que son 5 lugares pero te regalamos uno más. ¿Te vas de feria por Nueva York?

Más barato que la 5ta avenida y con un distintivo toque de quienes hacen las artesanías. Los mercados artesanales de Nueva York están llenos de cosas de vendedores locales e independientes. Vas a encontrar cosas únicas y disfrutar de la vida de barrio alejado un poco de el ruido de la ciudad. Podés visitar Hester Street Fair, en el Lower East Side, que se arma cada sábado junto a Seward Park. Vas a ver puestos de comida, joyería vintage y accesorios de los diseñadores emergentes de NYC.

Los domingos, cruzando el Hudson hacia el Brooklyn Flea, vas a ver también la feria organizada en el muelle Williamsburg del East River, entre las calles 6 y 7 norte. Los vendedores ofrecen una mezcla de ropa vintage echa a mano, muebles antiguos y comida casera, todo con vistas al bajo Manhattan al otro lado del agua.

feria